• ADE

La ADE renueva su Junta Directiva

El pasado 22 de octubre la Asociación de Diplomáticos Españoles completó el proceso de renovación de su Junta Directiva. Tras su elección, los diez vocales que representan a los cuatro grupos en que se organiza la Asociación (diplomáticos jubilados; Embajadores en activo y Ministros Plenipotenciarios; Consejeros de Embajada y Secretarios de Embajada) designaron por unanimidad como Presidente al Embajador jubilado Carlos Sánchez de Boado. Asimismo, confirmaron a Jorge Vázquez como Secretario General, y a Antonio Millán como Tesorero. Completan la Junta  Gabriel Ferrán, Paloma Serra, Carlos Ruiz, Ana Flor Alburquerque, Sergi Farré, María Pérez de Armiñán y Carlos López.

La nueva JADE comenzó su andadura realizando un ejercicio de autocrítica. Los bajos resultados de participación durante los últimos años, que no superan el 15% de los afiliados, hacen necesario iniciar un proceso de reflexión sobre la naturaleza misma de la Asociación, su funcionamiento y sus relaciones con el resto de actores e instituciones que desempeñan algún papel en la acción exterior de España.

Por otro lado, durante la reunión constitutiva de la Junta se abordaron también los principales problemas que afectan en estos momentos a los miembros de la Carrera Diplomática. En este sentido, se decidió mantener el Grupo de Trabajo sobre formación continua y acceso a la Carrera, que representará a la Asociación en los trabajos de definición de los cursos de ascenso contemplados en el  nuevo Reglamento de la Carrera Diplomática. Asimismo, se abordó la conveniencia de impulsar nuevos ámbitos de trabajo en materia de condiciones laborales (con especial atención al restablecimiento del viaje de vacaciones); atención sanitaria en el exterior; medidas de apoyo a la familia, e imagen corporativa, entre otros.

Un órgano de representación colegiada

Pese a la existencia de algunos órganos unipersonales, la Asociación de Diplomáticos Españoles supone un ejemplo paradigmático en lo que se refiere a gestión colectiva de intereses. En primer lugar, porque no existen en la ADE diferenciaciones según la categoría de los miembros de la Carrera Diplomática. Los cuatro grupos en que se divide la Asociación tienen un valor testimonial que se limita a garantizar que en la Junta concurren representantes de todas las sensibilidades de la Carrera Diplomática. Sin embargo, las elecciones son en listas abiertas y en colegio único, lo que permite el voto entre categorías y garantiza una mayor capacidad de decisión al asociado.

La Junta de la Asociación funciona además como un órgano colegiado. Los cargos unipersonales son elegidos de forma indirecta, por lo que el Presidente, el Secretario General y el Tesorero deben responder de ordinario ante la Junta, y someter a la misma sus propuestas. Asimismo, tras la modificación de los Estatutos, aprobada también durante el pasado proceso electoral, se ha consolidado el funcionamiento a través de comisiones delegadas, que pueden integrar a socios no miembros de la Junta, lo que fomenta un mayor reparto de las responsabilidades.

Esta modificación ha permitido también que los asociados que están destinados en el exterior -la gran mayoría- puedan formar parte activa de la Junta; algo a lo que ha ayudado el gran desarrollo de las tecnologías durante los últimos años. Este cambio permite la internacionalización de la Asociación de Diplomáticos Españoles, algo que se verá también potenciado tras la decisión de la Asamblea General del pasado mes de septiembre de impulsar la creación de sendas federaciones de diplomáticos en los ámbitos europeo e iberoamericano.

Resultados votación a la JADE

0 visualizaciones