top of page
  • ADE

Posicionamiento ante la reforma del sistema de acceso a la Función Pública

Las asociaciones de los cuerpos superiores abajo firmantes entienden que es bueno que los sistemas de selección en la Administración Pública se adapten a las realidades de cada momento, como así ha ocurrido en el pasado. No obstante, consideran que los cambios radicales pueden dar lugar a consecuencias no deseadas en la prestación de los servicios a nuestros ciudadanos. Por tal razón, estamos abiertos a cambios y por ello, sin perjuicio de las líneas generales del presente documento, cada Asociación podrá dar su opinión, allá donde se necesite, acerca de cuáles pueden ser las necesidades de formación de los candidatos a ingresar en cada uno de los cuerpos, atendiendo a sus especificidades.


1. Continuar con el sistema de acceso por oposición Este sistema ha demostrado cumplir con los principios de igualdad, mérito y capacidad, garantizar la especialización y buscar la excelencia. Asimismo, es un sistema que cuenta con una amplia aceptación y legitimación social. En este sentido, consideramos que la reforma no debería ser transversal para todos los cuerpos, sino adaptada a las particularidades de cada uno.


2. Agilizar los plazos de los procesos de selección El tiempo que dura el proceso selectivo no depende tanto del número de exámenes, sino de los plazos internos de la Administración, que se dilatan excesivamente y sin justificación. Asimismo, el tiempo medio de preparación para aprobar una oposición no viene tan condicionado por el número de temas o el número de exámenes, sino por el desequilibrio entre el número de plazas ofertadas y el número de opositores que se presentan. Relajar las exigencias para el acceso a la función pública generará un “efecto llamada”, aumentando este desequilibrio y reduciendo el grado de excelencia de los candidatos seleccionados.


Por tanto, es necesario analizar cómo agilizar los procesos selectivos para dar respuesta a la necesidad de efectivos, sin que se vea mermada por ello la evaluación de los conocimientos necesarios para el desempeño de las funciones de cada cuerpo. La agilización de los procesos selectivos, cuando sea precisa, no puede ser un objetivo per se.