• ADE

Comunicado ante la convocatoria de oposiciones de acceso a la carrera diplomática

La Junta de la Asociación de Diplomáticos Españoles toma nota la convocatoria de la oposición de acceso a la Carrera Diplomática. Los crecientes desafíos exteriores a los que debe hacer frente la sociedad española hacen necesario recuperar las tasas ordinarias de reemplazo de personal diplomático así como la  previsibilidad y regularidad en la convocatoria.

No obstante, la JADE  manifiesta su sorpresa ante los cambios sustanciales y de fondo introducidos por la Dirección del Ministerio en el sistema de acceso a la Carrera sin, aparentemente, el necesario proceso de consulta y reflexión. La fijación de los criterios de una oposición ha de obedecer a un previo análisis sobre las necesidades reales en recursos humanos de nuestro Servicio Exterior, lo que permitiría definir con claridad el perfil de conocimientos que se exigirá a los candidatos.

En particular, la JADE  advierte de las consecuencias de diluir el francés –idioma tradicional de la diplomacia- entre otros idiomas obligatorios, en igualdad incluso con el alemán (que no es idioma oficial ONU y tampoco idioma PCSD de trabajo sin traducción). El francés no sólo es el idioma oficial de 29 Estados, sino que es lengua hablada por alrededor de 220 millones de personas pertenecientes a 77 países de los cinco continentes. El dominio de ambos idiomas por los funcionarios diplomáticos españoles es una credencial reconocida en muchos foros.

La JADE considera que tal medida hubiese tenido que venir acompañada de una visión más amplia que recogiera, acaso, la formación obligatoria en francés durante el año del curso selectivo en la Escuela Diplomática a todo aquel candidato que no hubiese presentado este idioma. Con ello se le dotaría de las bases suficientes para un mejor desempeño de sus funciones, redundando positivamente en nuestro Servicio Exterior.

La JADE recuerda que la forma idónea para fomentar la existencia de diplomáticos que manejen otras lenguas  como el árabe, chino, ruso o japonés, no es primar su entrada en detrimento del francés sino dotar de instrumentos a los  funcionarios en servicio para que puedan reciclarse e incrementar el conocimiento de nuevas lenguas tras su ingreso. En este sentido, el Ministerio debería asumir los costes de la formación en idiomas de sus funcionarios, como lo hacen otros muchos países de nuestro entorno.

A este respecto, la JADE lamenta que el proyecto de Reglamento de la Carrera Diplomática no  incluya previsiones que  fomenten  y faciliten la formación en idiomas alternativos al inglés y francés, e insta a la Dirección del Ministerio y a la Escuela Diplomática a que recuperen a la mayor brevedad los cursos ordinarios para diplomáticos de estos idiomas.

Asimismo, la JADE ha acordado constituir un grupo de reflexión sobre el acceso a la Carrera que presente una propuesta integral de proceso selectivo y curso de formación en la Escuela Diplomática que sea coherente con la Carrera que los diplomáticos queremos para el siglo XXI. A estos efectos, invitamos a todos los socios interesados en participar a que nos  hagan llegar sus propuestas a través del correo electrónico.

0 visualizaciones